Sombreros Paja Toquilla - La Cuchara
50899
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-50899,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.15,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_inside_paspartu,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Sombreros Paja Toquilla

Unos dedos hábiles, un puñado de hebras de una planta similar a la palma y, sobre todo paciencia, mucha paciencia, son los ingredientes para confeccionar los famosos sombreros ecuatorianos de paja toquilla, que todavía hoy se tejen con el cuidado propio de las más finas tradiciones. Héctor Alarcón madruga cada día para comenzar a tejer temprano, antes de que el calor apriete, pues en el cantón de Montecristi, en la provincia costera de Manabí, donde vive y trabaja este artesano, la humedad hace más intenso el calor de los 22 grados centígrados de promedio que se registran en la zona.

 

El sombrero, emblemático reclamo turístico del país andino, declarado por la Unesco patrimonio cultural inmaterial de la humanidad en 2012, se conoce en muchos países como sombrero «Panamá», pero se confecciona en Ecuador, donde se cultiva la «carludovica palmata», nombre científico de la paja toquilla, una herbácea relacionada con la palma y conocida también como «jipijapa».

Facebook
Facebook
Pinterest
INSTAGRAM